Estudio: “Entre la violencia y el empleo. Los dilemas de jóvenes de comunidades urbanas marginales en Centroamérica”.

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO Programa El Salvador compartió el pasado 23 de mayo, los resultados de la investigación regional: “Entre la violencia y el empleo. Los dilemas de jóvenes de comunidades urbanas marginales en Centroamérica”. La jornada se llevó a cabo con representantes de organizaciones de sociedad civil, instituciones gubernamentales nacionales y locales, academia y agencias de cooperación.
 
El objetivo del evento, además de socializar los resultados obtenidos en las diferentes etapas del estudio, es propiciar el diálogo con especialistas y personas cuyo trabajo institucional se relaciona a los temas del mismo y fue dirigido por los investigadores Juan Pablo Pérez Sáinz de FLACSO Sede Académica Costa Rica y Wendy Alas de FLACSO Programa El Salvador.
 
Sobre el estudio, los investigadores detallaron que se ha venido desarrollando desde noviembre de 2015, en el seno de FLACSO-Costa Rica y FLACSO-El Salvador y es auspiciada por el International Development Research Center/Centre de recherches pour le développement international (IDRC/CRDI) de Canadá.
 
Tiene como fin comprender en profundidad los nexos múltiples y complejos entre violencia e inserción laboral en el caso de jóvenes de comunidades urbanas marginales de Centroamérica, específicamente en las áreas metropolitanas de Costa Rica y El Salvador. Además de plantear algunas alternativas para responder a la problemática.
 
Dentro de este proyecto, la actividad de investigación ha sido la central constando de tres etapas: la aplicación de una encuesta a jóvenes; un conjunto de entrevistas en profundidad a jóvenes seleccionados a partir de la encuesta; y la estimación de distintos tipos de riesgos socio-laborales que pueden afectar a jóvenes a partir del procesamiento de encuestas nacionales de hogares.
 
Después de estas etapas, ya se cuentan con resultados que arrojan un panorama tanto para Costa Rica como para El Salvador, países donde se ha llevado a cabo el estudio. De acuerdo con Sáinz, en el caso de El Salvador se trabajó con una muestra de 418 jóvenes en tres colonias del municipio de Soyapango.
 
Entre los datos sociodemográficos para El Salvador, la investigación revela que un 34.9% de los jóvenes trabaja, un 33.0% estudia y un 5.0% trabaja y estudia. Además un 9.6% busca empleo y el 16.3% desempeña trabajo doméstico; la mayoría mujeres.
 
En general, el 42.6% de los jóvenes están laboralmente ocupados, y un 15% tiene un negocio o actividad propia. Y en el caso salvadoreño, el 57.9% de la población consultada se encontraba desempleada, tomando en cuenta tanto a jóvenes que activamente seguían buscando un empleo y quienes por desaliento ya no lo hacían pero tenían disponibilidad para trabajar.
 
Los resultados también destacan que a raíz de la incidencia de pandillas en los territorios, surgen la falta de espacios públicos, limitaciones de sociabilidad, fuerte restricción de movilidad territorial y estigmatización territorial.
 
En este último hallazgo, alrededor del 60.5% de la población joven resiente la estigmatización territorial, es decir aquella etiquetas que son impuestas a los jóvenes por el solo hecho de habitan en un lugar.
 
Como respuestas los jóvenes han adoptado determinadas medidas entre ellas, el contacto mínimo formal con las pandillas, en el marco del reconocimiento y respeto, además del establecimiento de rutas de movilización y horarios de tránsito.
 
Ante los hallazgos, los investigadores también plantean algunos desafíos para los actores sociales para enriquecer la formulación de intervenciones que reduzcan la violencia a través de la inclusión laboral.
 
Al menos un tercio de la población joven de Soyapango no han obtenido el bachillerato, en este contexto, los investigadores indican que uno de los desafíos del estudio es afrontar las causas de abandono escolar: falta de dinero, problemas familiares, entre otros.
 
También, sugieren identificar los nichos en los que se impulsan programas orientados al emprendimiento, en el caso de Soyapango es mínimo el porcentaje de personas que están emprendiendo. Incluso, hay factores de riesgo como las extorsiones que podría estar incidiendo para que los jóvenes decidan no emprender.
 
Otros de los desafíos para políticas públicas incluyen el desempleo juvenil, la existencia de un importante grupo de mujeres jóvenes recluidas al trabajo en el hogar pero que tienen interés por estudiar y trabajar; así como la necesidad de neutralizar la estigmatización de los jóvenes por su lugar de residencia.